Despertar

―Hola, vengo a… ―La estábamos esperando, señorita ―interrumpió cortésmente lo que parecía ser un mayordomo―. Pase por favor. El hombre con esmoquin de cara gris e inexpresiva la dirigió a la estancia y le pidió tomar asiento en un sillón estilo victoriano que hacía armonía con toda la decoración interior.…